Diplomatura en Escenotecnia. INT + UNA. por Mónica Berman

Las artes escénicas no son lo que sucede (encima de un) en un escenario. Los agentes  que intervienen son múltiples y con roles de los más variados. Algunos son más “visibles” por una cuestión de exposición natural pero alcanza con tener un ínfimo conocimiento para saber que la estructura solo se sostiene bien con todas sus partes correctamente asentadas (incluida la comunicacional). En la presentación oficial de la Diplomatura en Escenotecnia, fueron mencionados y subrayados los técnicos. La responsable de la Diplomatura, Leandra Rodríguez, nombró a los docentes que integran el plantel y señaló que en todos los casos, el rol de técnicos  había sido su lugar de  inicio. No es un dato menor porque quienes van a formarse con esos docentes tienen una expertiz determinada y no necesitan  teóricos de laboratorio que intenten explicar aquello  que nunca operaron.

La Diplomatura entonces nace con un objetivo específico para destinatarios particulares.

El Instituto Nacional de Teatro comprende que es necesario cubrir ciertos lugares de formación y la Universidad Nacional de las Artes (como bien lo dice el nombre “Nacional”) asume el rol que le corresponde y lo honra.  Dos instituciones nacionales trabajan mancomunadamente para cubrir necesidades reales.

Marcelo Allasino, director del INT y Sandra Torlucci, rectora de la UNA rubricaron el acuerdo con su firma.  La Diplomatura en Escenotecnia será una herramienta fundamental de igualación para que todos los teatros independientes del país puedan recibir a “compañías de todos los lugares del mundo”, como señaló su responsable.  Pero hay más.  La primera región beneficiada será la Patagonia, Verónica Olarieta, representante provincial de INT en Santa Cruz estuvo en alguna medida como representante de la región que iniciará con esta oferta académica.  Enrique Avogadro, secretario de  Cultura y Creatividad de Nación, eludió el discurso rimbombante y  señaló la labor compleja que van a tener los docentes, que serán itinerantes. Desmontó  la idea (falsa) del rasgo de  “pintoresco” o de “aventura” para mencionar que  lo que tendrán en realidad será un trabajo desafiante.

Cada uno, desde su lugar, pareció bajarse (o no haberse subido) al estrado pensando en cómo el estado podía funcionar como corresponde para beneficiar a quienes tiene que beneficiar.

La decisión del tipo de oferta académica (toda una decisión), el haber arribado a buen puerto en términos de vínculo entre instituciones,  los docentes de lujo, la elección de la región donde comienza esta propuesta conjunta parece augurar un excelente recorrido.